Ein Gedi qué ver de uno de los oasis más espectaculares de Israel

Ein Gedi qué ver de uno de los oasis más espectaculares de Israel. Ein Gedi se encuentra agazapado entre dos espectaculares cañones que caen desde el árido desierto de Judea hasta la orilla del mar Muerto. Suena misterioso, ¿Verdad?

La Reserva Natural de Ein Gedi es uno de los oasis del desierto más mágicos de Israel. Las pozas de agua dulce, los arroyos fríos, las cascadas propias del Edén y la vegetación exuberante, regada por cuatro manantiales que fluyen todo el año, son un paraíso para la fauna local, como el majestuoso íbice de Nubia y el damán roquero o conejo de las rocas, muy fáciles de ver. Entre tanto desierto, toparse con este paraíso parece de mentira.

Ein Gedi qué ver

El oasis de Ein Gedi es el hábitat natural más septentrional de varias plantas que suelen crecer en las sabanas de África oriental, a miles de kilómetros al sur del gran valle del Rift.

El kibutz Ein Gedi está en un altozano 3 km al sur de la Reserva Natural de Ein Gedi. Se trata de una parada obligatoria en tu viaje a Israel. ¡Sigue leyendo para poder recomendarte los imprescindibles del oasis de Ein Gedi!



¿Cómo llegar a Ein Gedi?

Llegar al oasis de Ein Gedi es bastante fácil si partes desde Jerusalén. Realizar un viaje por carretera en Israel es una oportunidad única. Libertad a la hora de realizar lo que quieras y cuando quieras. 

Si partes desde Jerusalén te se hará un camino rápido y corto, ya que, aproximadamente son 1:20h de camino. En un abrir y cerrar de ojos dejas el zoco de Jerusalén para remojarte en un remoto oasis en medio del desierto. ¿Suena bien cierto? 

También puedes llegar con autobuses públicos pero, sin duda, te recomiendo alquilar un coche en Israel. Las carreteras son bastante buenas y nuevas.

Si vas a realizar un road trip partiendo de ciudades tan importantes como Jerusalén y/o Tel Aviv deberás de hacer una parada obligatoria en la Reserva Natural de Ein Gedi. Estoy segura de que no te va a decepcionar.

Ein Gedi qué ver

Breve historia de Ein Gedi

El lugar de Ein Gedi fue colonizado por primera vez durante la Edad de Cobre, cuando los humanos recién salidos de la Edad de Piedra levantaron aquí un templo. Según la Biblia, David se refugió aquí cuando huía de la ira de Saúl, y este oasis aparece mencionado en el Cantar de los Cantares. También ha sido escenario de películas como la escena erótica de la cascada de Sahara (1983), una película de Brooke Shields, se rodó en Ein Gedi. Desde luego, un paraíso semejante no podía pasar desapercibido a los ojos del mundo.

Ein Gedi qué ver

Existen muchos puntos de interés y actividades que realizar en Ein Gedi. El paraíso no cesa y descubrirlo hasta el más minucioso detalle depende de ti.

La visita a Ein Gedi me pareció un descubrimiento. Entre medio del desierto y ver tanta aridez, de repente, poderse remojar en pozas de agua dulce. Pareciera que pudiera ser un espejismo pero resulta que no, que este paraíso existe y lo puedes disfrutar a medio camino de un road trip por el mar Muerto.

La meseta sobre la Reserva Natural de Ein Gedi, forma parte del extremo oriental del desierto de Judea, queda a unos 200 m sobre el nivel del mar y a unos 630 m sobre el mar Muerto.

Ein Gedi qué ver

Los cinco senderos que suben desde la zona de Ein Gedi hasta la meseta, con espectaculares panoramas, alejan al viajero del gentío y el bullicio. No paro de pensar como deberá de ser estar allí de noche y contar las infinitas estrellas que se deben de ver muy nítidas desde ese lugar.

La ruta a pie más dificultosa de la reserva (6-8 horas) une el Wadi Arugot con el Wadi David pasando por la meseta del Desierto, el mirador de Ein Gedi y el manantial de Ein Gedi. Marcada con señales negras, es una ruta solo para senderistas expertos. Y aún así, tampoco lo veo para temporada de verano porque era hacer dos pasos y sudar la gota gorda.

Ein Gedi qué ver

De norte a sur, los cinco arduos senderos que llevan hasta la meseta son la subida de Yishay, que asciende por el monte Yishai; la subida de Ein Gedi; la de Bnei HaMoshavim; la cima de Ha’Isiwwim y la de Tzruya (Zeruya). Antes de partir para hacer alguno de estos senderos deberás de informar al personal del parque, ellos te podrán ayudar a planificar las rutas.

1- Reserva Natural de Ein Gedi

Consta de dos cañones casi paralelos, simétricos: el Wadi David y el Wadi Arugot. Cada uno con su zona de acceso y taquilla de entradas. Aquí se levanta también una antigua sinagoga que te hablaré de ella más adelante.

Ein Gedi qué ver

Con el billete de entrega un mapa-folleto codificado por colores que trae detalles de inapreciable valor sobre los senderos de la zona, lo que se tarda en recorrer cada ruta, y las horas que conviene empezar a recorrer cada ruta o circuito para terminar antes del cierre.

Los guardabosques se cercioran de no dejar entrar a nadie antes de la apertura o de que los visitantes se queden después del cierre. Que sepas que pueden sancionarte con dinero si te quedas hasta después del cierre.

¿Por qué cierra la Reserva de Ein Gedi?

Los animales del desierto, como el lobo, el chacal y el zorro necesitan paz y tranquilidad para buscar comida y beber (la reserva cuenta con las únicas fuentes de agua permanentes en toda la zona). Por lo que te puedes imaginar que seguramente cada noche pasen por allí todos estos animales.

¿Sabías que en 2006 fue visto el leopardo de Arabia en Ein Gedi?

Animal que era antaño amenazadísimo y que actualmente se cree ya extinto en esta zona. Otro crimen más cometido por el ser humano deplorable.

2- Wadi David

Las pozas y las cascadas más accesibles (y llenas de gente) de la Reserva Natural de Ein Gedi están en el curso bajo del Wadi David, esto es, la zona que hay cuesta abajo desde la cascada de David. En el pabellón de acceso, hay baños para cambiarse, taquillas gratis (el personal tiene las llaves) y de agua potable fría gratis.

Ein Gedi qué ver

En el mostrador de refrigerios y en la tienda contigua venden sándwiches, helados, tentempiés y bebidas. De hecho, si no tienes botella para rellenar de agua, el personal te dará una botella que posteriormente será reciclada.

La verdad es que los israelís lo tienen todo muy bien montado. Te imaginas que te vas a encontrar cualquier cosa pero te topas con una grata sorpresa al saber que hay un amplio parquing y buenas condiciones para el visitante.

Sigamos con la ruta. A la cuenca alta del Wadi David, bastante menos concurrida, se llega por el sendero que asciende la pared sur del cañón. Poco después del pequeño manantial de Shulamit hay un cruce en forma de T. Si se toma a la derecha se baja por una colina se llega a la zona del Wadi David que hay sobre la cascada y que incluye la cueva de Dodim (la cueva de los amantes).

Ein Gedi qué ver

Si se va hacia la izquierda se llega a un templo de la Edad del Cobre (3000 a.C.), a las pozas del arroyo de Ein Gedi (gran parte de su agua mineral se desvía y embotella en el kibutz Ein Gedi) y , cerca de la base del Wadi Arugot, a un yacimiento arqueológico conocido como Tel Gorel (s. VII-VIII a.C.).

Ein Gedi qué ver

El Wadi David a veces de llena de gente, sobre todo en las festividades judías y los días que llegan autocares a mansalva, a veces, de escolares. Sin embargo, si dais con un día tranquilo disfrutaréis mucho del sendero.

3- Wadi Arugot

Por lo general el Wadi Arugot tiene menos gente y lo bueno es que no deja de ser igual de bonito que el Wadi David. También se encuentra rodeado de vegetación exuberante que sirven de excelente introducción a la orografía y los ecosistemas del oasis. Aunque hay algunas rutas bastante duras.

Ein Gedi qué ver

Los senderistas deben salir del curso alto del Wadi Arugot, es decir, la zona situada por encima de la Cascada Escondida, incluidas las Pozas Altas antes de las 14:00h para abandonar la reserva antes del cierre (recordar lo de la sanción).

4- Sinagoga antigua

Más o menos a medio camino entre las taquillas de Wadi David y el Wadi Arugot, ésta sinagoga del s. V d.C. Exhibe un espectacular suelo de mosaico decorado con los 12 signos del zodiaco y tres inscripciones en arameo.

5- Jardín Botánico de Ein Gedi

Cerca de la entrada del kibutz, alberga casi un millar de especies autóctonas y exóticas, desde especies bíblicas casi mitológicas como el incienso y la mirra hasta el venenoso manzano de Sodoma, y desde gigantescos baobabs hasta diminutas plantas que sobreviven con cantidades pequeñas de agua.

¿NECESITAS UN SEGURO DE VIAJES PARA VIAJAR A ISRAEL Y TERRITORIOS PALESTINOS?

Un Seguro de Viajes es aquello que te va a salvar de cualquier apuro que puedas tener con tu salud. Seguro que has escuchado la frase dicha ”más vale prevenir que curar” yo recomiendo a cualquier viajero contratar un Seguro de Salud antes de salir en su viaje.

Mondo seguros de viaje

Lo primero es lo primero. No puedes viajar sin contratar un seguro de viaje barato. Si te estás preguntando, ¿Cuál es el mejor seguro de viaje barato? Sin duda, te recomiendo MONDO Seguros de Viaje.

En MONDO disponen de una amplia cartera de seguros de asistencia en viaje. Todos ellos tienen la máxima calidad, servicio y precio con coberturas de diferentes tipos y niveles para cubrir todo tipo de viajes. Infórmate sin ningún compromiso. Reserva ya en este post sobre qué ver en Ein Gedi.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO SOBRE QUÉ VER EN EIN GEDI RESERVA NATURAL?

Espero que te haya gustado el artículo sobre Ein Gedi. Próximamente podréis continuar visitando mi web con otros posts sobre Indonesia. De momento, podéis leer sobre mar Muerto, Jerusalén y Masada muy recomendados si estás planificando un viaje diferente a Israel y Territorios Palestinos.

Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os sea muy útil la entrada sobre qué ver en Ein Gedi si vais a viajar a indonesia muy pronto. ¿Te ha resultado útil el artículo sobre qué ver en Ein Gedi? ¡Espero que sí! No dudes en compartirla con tus conocidos o recomendarla a aquellos viajer@s que viajarán próximamente a Israel y Territorios Palestinos.

¡Estaros atentos en las próximas entradas! ¿Habéis estado en Israel y Territorios Palestinos?