Síndrome post-vacacional, todo lo que necesitas saber

Hoy es el primer día de otoño del año 2016 y para celebrarlo, le dedico esta entrada que tanta relación tiene con estas fechas de transición y vuelta a la rutina, el famoso síndrome post-vacacional. 

¿Y qué es el síndrome post-vacacional?

Se llama «síndrome post-vacacional» pero en realidad es una pequeña crisis de adaptación que puede superarse con hábitos ordenados y un reencuentro con lo que te motiva día a día. También es conocido como estrés o depresión post-vacacional, este es un concepto que se refiere a la ansiedad o presión que debemos afrontar al volvernos que adaptarnos a las tareas laborales después de un período de vacaciones.

am_79218_2122062_282357

Los especialistas dicen que no se puede considerar como una enfermedad, sino como un proceso más bien adaptativo pero que, para algunas personas, puede resultar muy difícil.

En los últimos años los psicólogos y los terapeutas, se han dado cuenta que existe un cambio en los patrones de conducta en el veraneante cuando debe ser reinsertado en su vida laboral cotidiana.

Estos cambios van desde la depresión hasta el divorcio, y han sido clasificados como “síndrome post-vacacional”. Osea que, sí, el síndrome post-vacacional existe, no es un invento.

783a41a8e7b162ab00d55002c19353ca

Algunos de los signos y síntomas que presenta el síndrome son: fatiga, taquicardias o insomnio, y dicen que lo presenta algo más de un tercio de la población en nuestro país cuando acaban las vacaciones, habitualmente durante el mes de septiembre.

Y no me extraña con los trabajos tan precarios que tenemos en España, no me extraña que tanta gente presente una »depresión» al llegar al trabajo, y eso las personas que puedan llegar al trabajo porque habiendo tanto paro… En fin, sigamos con el síndrome.

¿Hay relación entre el síndrome post-vacacional y los divorcios?

Sí, existe una relación, y lo concluye un estudio. Según el estudio de la Universidad de Palermo (Argentina) sobre divorcios y síndrome post-vacacional, sugiere que los viajes de vacaciones no son generadores por si mismos de divorcio, sino por la expectativa que ellos generan.

No es el estrés al organizar un viaje el único aspecto que influye en los divorcios, sino lo que se llama “crisis de los ciclos vitales”, es decir, ciclos importantes en la vida de una persona. Dicen que los conflictos pre-existentes dentro de la unidad familiar, es decir, las discusiones, desacuerdos y conflictos que hubieran dentro de la familia, se agudizarían y empeoran en año nuevo y durante las vacaciones, porque son dos ciclos en la vida de una persona que cambian.

¿Cómo superar la vuelta al trabajo?

Muy pocos casos de estrés post-vacacional requieren un abordaje profesional, ya sea médico o psicológico. Para superar las molestias derivadas de esta mala adaptación al cambio de vida desde las vacaciones a la vida laboral, se recomienda seguir algunos consejos:

  • Es de gran ayuda programar el regreso a casa de manera anticipada y relajada.
  • Empezar de manera graduada la intensidad del trabajo, y abordar antes las tareas que más te gusten para permitir una mejor adaptación al trabajo.
  • Hay que mantener una actitud activa y positiva en el trabajo (o almenos intentarlo).
  • Empezar de manera gradual con la intensidad del trabajo, de menos a más intensidad, siempre intentando comenzar por las tareas más gratas.
  • Aprovechar los tiempos de descansos o de la comida para volver a alguna actividad que nos guste, para las relaciones sociales o familiares.
  • Dormir adecuadamente, alrededor de las ocho horas. El descanso para todo en la vida es muy importante, y este no va a ser un caso diferente.
  • Mantener horarios regulares tanto durante el día como en las horas de acostarse y levantarse.
  • No “llevarse trabajo a casa”, o intentarlo porque en algunos trabajos esto es difícil de hacer.
  • Practicar ejercicio físico moderado, si es posible. Todos sabemos que haciendo ejercicio se liberan endorfinas »la hormona de la felicidad».
  • Seleccionar aquellas actividades que podemos llevar a cabo, y delegar aquellas para las que no estamos tan preparados.
  • Plantear los problemas laborales del modo más simple y esencial posible, prescindiendo de los detalles y sopesando la esencia para encontrar las soluciones.
  • Felicitar el trabajo bien hecho de las personas a nuestro alrededor y corregir las conductas inapropiadas o negativas en cuanto surjan de modo sutil pero firme.
  • Practicar la relajación en intervalos regulares, eliminar pensamientos erróneos o ideas irracionales que puedan darnos ansiedad.

como-superar-el-sindrome-post-vacacional1

Hay un dicho muy famoso que dice ‘’es mejor prevenir que lamentar’’. Para que el estrés post-vacacional no aparezca, pueden llevarse a cabo algunas conductas que tienden a limitar su aparición.

Programa un regreso a casa de manera anticipada y relajada. Puedes estar unos días antes de volver al trabajo en casa intentando de nuevo realizar una rutina de horarios. Evitar volver justo el día anterior de primer día de trabajo, se aconseja volver mínimo un par de días antes, para poder prepararse física y mentalmente para el retorno a la vida laboral.

En el trabajo, empezar la actividad de manera progresiva, es beneficioso compartir las experiencias vacacionales con los compañeros/as del trabajo y así crear un buen ambiente y un buen inicio de la jornada.

Si aun así, notas que pasan las semanas y no ves que la situación en tu vida vaya a mejor, es recomendable visitar al médico para que él te aconseje y quizás trate alguno de tus síntomas.

¿Existe el síndrome post-vacacional en niños?

Sí, existe el síndrome post-vacacional también en niños, al igual que los adultos, los niños también regresan en septiembre a su rutina escolar.

La vuelta al cole, tras un gran periodo vacacional (aproximadamente de tres meses en España), se asocia con la aparición de episodios de ansiedad y angustia, al igual que les sucede a algunos adultos.

A veces puede durar unos días, a veces unas semanas, como en los adultos. Este proceso para muchos pediatras es normal, puesto que muchos niños se encuentran varios meses sin horarios, rutinas, sin preocupaciones, etc. siempre y cuando el síndrome no tarde en desaparecer una vez el niño vuelve a su rutina escolar.

1

Los consejos para los padres y madres, sobre todo, es ayudar a que los niños expresen sus sentimientos, y respeten el proceso. A veces los niños se encuentran mal, puesto que, el síndrome da unos signos y unos síntomas, y normalmente no saben explicarlo ni saben el porqué de su malestar.

No alimentar las preocupaciones del niño. La actitud de lamentarse porque acaban las vacaciones no favorece el afrontar a la nueva rutina.

También es importante no dar consejos sin saber las razones de su estado. Explorar sus miedos para poder ayudarle de manera más adecuada. Transmitir cariño, apoyo, entender y escuchar.

La actitud positiva, sacar lo bueno de la rutina escolar, los viejos amigos, los nuevos amigos, apuntarse a algún extra-escolar que al niño pueda interesar, compartir sus experiencias vacacionales, volver a hacer deporte, y hablar de las cosas nuevas del curso para motivarle.

Por último, y no menos importante, al igual que los adultos es aconsejable volver mínimo un par de días antes de empezar el curso, para poder adaptarse adecuadamente, sobre todo a los horarios, hacer que se acuesten y se levanten a horas próximas a lo que será su rutina escolar, para que se vayan familiarizando poco a poco, y no de golpe.

Hasta aquí la entrada del síndrome post-vacacional tan relacionada con el mes de septiembre y con la transición de verano a otoño. Espero que si alguno de mis lectores se encuentra en esta situación le pueda ayudar la lectura y pueda afrontar la rutina un poco mejor.

¡Que tengáis un buen final del día de este primer día de otoño 2016!