Palacio Belvedere o Schloss Belvedere en Viena ¿Qué visitar?

El palacio de Belvedere es toda ella una obra maestra de arte diseñado por Johann Lukas von Hildebrandt (1668-1745). Un lugar que no puede faltar en vuestra visita a la bonita ciudad de Viena, Austria. 

Palacio Belvedere

Para que entendáis bien la visita a grandes rasgos de Belvedere debo deciros que se trata de todo un complejo de edificios, entre ellos, el clásico y el palacio que todo el mundo reconoce que es el Schloss Belvedere.



Sin embargo, también cuenta con otro edificio que es el Unteres Belvedere y otro edificio, en este caso, moderno que es el Belvedere 21. 

Palacio Belvedere o Schloss Belvedere

El palacio Schloss Belvedere en Austria es un conjunto de edificios barrocos envueltos en una zona ajardinada histórica. En realidad, era la residencia de verano del general austriaco Príncipe Eugenio de Saboya. Un estratega vencedor frente a los turcos en 1718. Eugenio se había criado en la corte de Luis XIV, y se nota en el chateau que rivaliza con Versalles.

Considerado como uno de los conjuntos barrocos más bonitos del mundo y evidentemente, forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

palacio Belvedere

Hoy en día, dentro del Belvedere se presentan obras de arte muy importantes. Algunos cuadros famosos de Gustav Klimt, Egon Schiele y Oskar Kokoschka.

¿Te gusta ir de museos cuando viajas? Para mí no suelen ser una prioridad como tal pero, hay museos que se me hacen irresistibles y tengo que ir pase lo que pase. 

palacio Belvedere

Y uno de ellos, fue Belvedere en Viena, tenía muchísimas ganas de ver los cuadros de Klimt, entre ellos, El beso (1908). Sin embargo, todavía quedé más sorprendida con otras obras y es que, el palacio es enorme y está lleno de salas espectaculares. Otras obras de Klimt que puedes observar son: Judith (1901), Salomé (1909), Adán y Eva (1917) entre otras. 

Además, este palacio fue donde se firmó el 15 de mayo de 1955 la firma del Tratado del Estado Austriaco, en el que Austria proclamó la neutralidad permanente.

palacio Belvedere

Belvedere y sus jardines

Se trata de Belvedere y sus jardines un museo por dentro y por fuera, los jardines enamoran y es que son la máxima expresión de la arquitectura paisajística barroca. ¡No pueden faltar unas bonitas fotografías de recuerdo de este lugar tan maravilloso! Muchos habitantes de Viena utilizan este lugar para realizarse sesiones de fotos, incluso, familiares y es que, no me extraña por todos los rincones maravillosos que alberga.

Belvedere significa «vista hermosa», lo cual resulta evidente en el jardín barroco que une los palacios superior e inferior. Este jardín fue proyectado en torno a 1700 en estilo clásico francés por Dominique Girard, alumno de André la Notre, famoso paisajista de Versalles. Situado a lo largo de un eje central, un leve declive, ofrece amplias vistas de Viena, con la Stephansdom y el Hofburg en el horizonte. ¡Si es que estaba todo pensado al milímetro!

Bordean el jardín de tres niveles setos cuadrados muy recortados, y lo flanquean parterres ornamentales. Al pasear por la cascada inferior, adornada con ninfas acuáticas, hay que fijarse en las estatuas grecorromanas de las ocho musas y los angelicales putti que representan los 12  meses del año. 

Bestias míticas salpican la cascada superior, que desciende cinco escalones. Símbolos de poder y sabiduría, las esfinges aladas que parecen apunto de echarse a volar vigilan la entrada a Belvedere. 

¿Quieres saber una curiosidad? Me comentaron que van cambiando la vegetación con flores y plantas de la temporada creando unos jardines que nada tienen que envidiar a los de Versalles. Una se siente como una reina paseando por esos lugares tan verdes y floridos llenos de fuentes y esculturas.

palacio Belvedere

Oberes Belvedere

Por encima de los jardines, las amplias vistas del horizonte vienés que ofrece el Oberes Belvedere son únicas. Construido entre el 1717 y 1723, su colección de arte sin parangón se muestra en salas repletas de mármol, frescos y estucos, prueba palpable de la riqueza y los gustos refinados del imperio Habsburgo. 

Sala Terrena

La visita comienza en la sala Terrena, en la que cuatro colosales Atlas sostienen su exquisita bóveda de estuco. El desarrollo del arte medieval se muestra en cuatro salas engalanadas con bonitos frescos, que cuentan con una excepcional colección de escultura y retablos góticos, muchos procedentes de abadías y monasterios austríacos.

Se lleva la palma el conjunto escultórico del Maestro de Grosslobming, cuya fluidez y expresividad encarnaban el ideal figurativo: entre ellas el San Jorge con el dragón (1395) sin rostro, cuyo dragón aparece dócil a sus pies. Hay otras valiosas esculturas, como el políptico de Joquin en el Albrechtsaltar (1435), uno de los ejemplos más destacados del realismo gótico, y el Altar de Znaim (1445), una glorificación de la fe que muestra la Pasión de Cristo.

El arte moderno y el período de entreguerras se centra en el expresionismo austriaco. Llama la atención el retrato del pintor art nouveau «Carl Moll» (1913) que realizó Oskar Kokoschka. Egon Schiele está representado por obras inquietantes y cautivadoras, como «La muerte» y «La doncella» (1915) y su retrato de niño de seis años «Herbert Rainer» (1910). También destacan los detalles coloridos de «La nave de los locos» de Max Oppenheimer: «La Filarmónica» (1935), con Gustav Mahler agitando la batuta.

¿Qué hay en la primera planta?

En la 1ª planta del Belvedere se encuentra la colección Viena 1880-1914 es el Santo Grial para los amantes de Klimt, pues dedica una sala a sus maravillas eróticas.

Palacio Belvedere

También hay obras del pintor simbolista alemán Max Klinger (1857-1920), así como retratos del secesionista Koloman Moser y del expresionista noruego Edvard Munch. La atracción principal es la Marmorsaal, con lámparas de araña, mármol, estucos y trampantojos, coronada por el fresco en el techo (1721-1723) de Carlo Innocenzo Carlone, en alabanza del príncipe Eugenio. El arte barroco y de comienzos del s.XIX rinde homenaje a los maestros austriacos de la época, con destacadas obras como Susana y los viejos (1692), de Johann Michael Rottmayr, y el claroscuro Cristo en «El monte de los olivos» (1750), de Paul Troger.

En las secciones de neoclasicismo, romanticismo y estilo Biedermeier abundan espectaculares obras como «El día del Corpus Christi» (1857) de Georg Waldmüller, un retrato alegre de muchachas con flores bañadas en luz clara. Representan el período neoclásico pinturas más severas y contenidas como «Napoleón cruzando los Alpes» (1801), de Jacques-Louis David, y el retrato «El conde Moritz Christian Fries y su familia» (1804), de François Gérard. Encabezan el período romántico los paisajes terrestres y marinos, del pintor alemán del s.XIX Caspar David Friedrich.

Los maestros franceses comparten foco con sus contemporáneos austríacos y alemanes en los apartados de realismo e impresionismo, donde destaca la fuerza artística y el tono delicado y evocador de «Mujer después del baño» (1876) de Renoir, el «Jardín de Giverny» (1902) de Monet y «la Llanura cerca de Auvers» (1890) de Van Gogh. 

Unteres Belvedere

El Unteres Belvedere forma parte también del conjunto a pesar de encontrarse en la otra punta enfrentado al Schloss Belvedere. Construido entre el 1712 y 1716, el Unteres Belvedere es un festín Barroco de aposentos residenciales y salas de ceremonia.

Palacio Belvedere

La más espléndida es la Marmorsaal, de mármol rojo, una oda a las victorias militares del príncipe Eugenio con trofeos de estuco, medallones y, en el techo, un fresco de Martino Altomonte que muestra la glorificación del príncipe y Apolo rodeado de musas. 

Palacio Belvedere

Belvedere 21

El Belvedere 21 es un espectacular edificio moderno que forma parte de la obra del famoso arquitecto Karl Schwanzer. Se construyó en 1958 para ser oficialmente el pabellón de Austria en la Exposición Universal y en 1962 se abriría en Viena como museo para albergar el arte del s. XX.

El Belvedere 21 presenta arte contemporáneo austriaco y exposiciones temporales internacionales desde 2011. A veces puede pasar desapercibido pero también forma parte del complejo de Belvedere. ¿Te esperabas que Belvedere albergara tantísimas cosas?

Palacio Belvedere

¿Cuánto cuesta visitar el Palacio Belvedere?

El precio de la entrada para visitar el palacio de Belvedere (Schloss Belvedere) en Viena es de 16 euros (precio de adulto). La parte de Unteres Belvederes tiene una tarifa de 14 euros (precio de adulto). Y por último, Belvedere 21 tiene un coste de 8 euros (precio adulto).

Tiene más sentido si de verdad quieres visitar todo el complejo, que cojas la entrada combinada de los 3 museos que cuesta 25 euros. Sin embargo, el acceso a los jardines del Palacio Belvedere es gratuita.

Palacio Belvedere

¿Cómo llegar al Palacio Belvedere?

El Palacio Belvedere no está demasiado lejos del centro histórico de Viena. Para que os hagáis una idea, desde la Stephansplatz a la entrada del Palacio Belvedere hay algo más de un kilómetro. Si os gusta caminar siempre podéis hacer una ruta para ir viendo algunos otros lugares por el camino.

Para los que vamos con más prisa o que lleguen al Palacio Belvedere desde lugares más alejados de la ciudad existe la opción de utilizar en transporte público de Viena, que en mi opinión, funciona genial.

  • Metro – U-Bahn

Hay dos paradas bastantes cercanas a este palacio vienés. Son las de Stadtpark y la de Karlsplatz. Ambas se encuentran a unos 500 metros de la entrada al palacio. La estación Hauptbahnhof también es una buena opción, en este caso para acceder por las puertas posteriores en Prinz Eugen-Straße y que dan acceso a los jardines superiores del palacio.

  • Tranvía

El tranvía es otro de los medios de transporte perfectos para llegar hasta el Palacio Belvedere. Las líneas D y 71 tienen parada cerca de los distintos accesos al recinto de palaciego, ambas paran frente a la ópera y cerca de Maria-Theresien-Platz y del Ayuntamiento.

Palacio Belvedere

¿NECESITAS UN SEGURO DE VIAJES PARA VIAJAR A AUSTRIA?

Un Seguro de Viajes es aquello que te va a salvar de cualquier apuro que puedas tener con tu salud. Seguro que has escuchado la frase dicha ”más vale prevenir que curar” yo recomiendo a cualquier viajero contratar un Seguro de Salud antes de salir en su viaje.

Mondo seguros de viaje

Lo primero es lo primero. No puedes viajar sin contratar un seguro de viaje barato. Si te estás preguntando, ¿Cuál es el mejor seguro de viaje barato? Sin duda, te recomiendo MONDO Seguros de Viaje.

En MONDO disponen de una amplia cartera de seguros de asistencia en viaje. Todos ellos tienen la máxima calidad, servicio y precio con coberturas de diferentes tipos y niveles para cubrir todo tipo de viajes. Infórmate sin ningún compromiso. Reserva ya en este post sobre el palacio Belvedere.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO SOBRE EL Palacio Belvedere?

Espero que te haya gustado el artículo sobre Belvedere. Próximamente podréis continuar visitando mi web con otros posts sobre Austria. 

Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os sea muy útil la entrada sobre el palacio Belvedere si vais a viajar a Austria pronto. ¿Te ha resultado útil el artículo sobre el palacio Belvedere? ¡Espero que sí! No dudes en compartirla con tus conocidos o recomendarla a aquellos viajer@s que viajarán próximamente a Austria. Puedes leer sobre más ciudades en mi blog de viajes: Estocolmo, Bruselas, Dublín.

¡Estaros atentos en las próximas entradas! ¿Habéis estado en Austria?