Couchsurfing experiencias reales de la mano de «Con Mochila por el Mundo» GUEST-POST

Couchsurfing experiencias de la mano de «Con Mochila por el Mundo». ¡Hola! Somos Joaco y Cele del blog «Con Mochila por el Mundo» y te queremos contar algunas curiosidades que ocurren cuando te animas a viajar por el mundo con un presupuesto acotado.

Somos viajeros low cost: Salimos en búsqueda de los hoteles más baratos (aunque tenemos algunos estándares mínimos que siempre deben cumplirse como limpieza, no bed-bugs y buen wifi), recorremos los mercados callejeros en busca de lugares económicos para comer, hacemos todas las excursiones por nuestra cuenta -salvo alguna que otra excepción- y una larga lista de etcéteras.

Sacrificamos algo de comodidad en pos del ahorro, lo que nos permite seguir viajando un poco más. Es en ésta búsqueda del “ahorro constante” cuando te encontrás con algunas plataformas que a los viajeros nos facilitan la vida y nos alegran el bolsillo. Una de ellas, sobre la que te queremos hablar hoy, es Couchsurfing.



¿Qué es Couchsurfing?

Si no sabes lo que es Couchsurfing te lo contamos rápidamente: es una plataforma que te permite alojarte en casa de una persona, sin tener que pagar. Esto no quiere decir que no haya que hacer algo a cambio (cocinar, invitarlo a comer, ayudarlo con alguna tarea de la casa, etc.) pero es algo bastante relajado.

Solamente se espera una especie de gesto, a modo de agradecimiento, por el hospedaje. Y el fin último, es que haya un intercambio cultural. Igual, si querés saber más de Couchsurfing podés leer este posteo en el cual lo explicamos con mucho detalle.

Pero volviendo al tema de este artículo te queremos contar qué pasa cuando decidís utilizar ésta plataforma y hacés la experiencia. Lo que va a definir si ésta es buena, regular o mala va a depender -en gran medida- de la persona que te hospede. O, mejor dicho, de la relación o vínculo que se genere con la persona que te abre las puertas de su casa.

Después de haber hecho algunas experiencias en diversos países del mundo (de Europa y Asia) estamos seguros de eso. Desde nuestro punto de vista, si no tuviste esa “chispa” con el anfitrión, va a ser muy difícil valorar positivamente la experiencia. Además, siempre depende de lo que uno espere del otro y de lo que esté buscando (alguien que te muestre la ciudad, que te explique su cultura, que te lleve de fiesta, etc.).

Couchsurfing experiencias: Couchsurfing en Barcelona

Una de nuestras primeras paradas del viaje fue España: el último lugar que teníamos para visitar en ese bello país era Barcelona, una ciudad que Joaco ya conocía pero que Cele se moría de ganas de visitar.

Decidimos quedarnos una semana pero hacer 2 noches de Couchsurfing: como todos sabemos, es un lugar bastante caro en términos de alojamiento.

Antes de salir desde Argentina habíamos buscado posibles candidatos y encontramos una pareja que prometía: Quique y Joan nos aceptaron en seguida y hablábamos cada tanto en un grupo de Whatsapp que habíamos armado.

Todo parecía marchar sobre ruedas, pero claro, no nos queríamos confiar demasiado porque no los conocíamos. Eran personas nuevas, y de una cultura parecida, pero al final del día diferente a la nuestra.

Entre una cosa y otra quedamos en que nos iban a ir a buscar a la estación del Renfe, un día de semana a eso de las 6 de la tarde. En realidad, no queríamos ser una molestia porque imaginábamos que iban a estar cansados después de un día de arduo trabajo, pero ellos insistieron.

¿Conclusiones?

Nos encontramos puntualmente con ellos y, luego de las presentaciones de rigor, nos llevaron directamente a la cima del Tibidabo a ver el atardecer. De ahí, fuimos a su casa a cenar, nos esperaban con un agasajo que nunca hubiéramos imaginado: cervezas, fiambres españoles, pan con ajo y tomate… un verdadero lujo!

Las charlas fluían, no parábamos de encontrar puntos de conexión (sobre todo en la forma de ver la vida, el amor por los viajes y la forma de ir desafiando la rutina del día a día) y nos reímos mucho (no es una forma de decir, eran carcajadas aquí y allá!).

La segunda noche decidimos devolver de alguna manera la generosidad y agasajarlos nosotros: habíamos comprado algunos cortes de carne en una carnicería argentina y les preparamos de la forma que nos gusta a nosotros: jugosa y salada. Todo fue de maravillas. Ellos quedaron maravillados, los platos quedaron limpitos, limpitos.

Al día siguiente (nosotros ya estábamos instalados en nuestro alojamiento) salimos a comer nuevamente y la última noche en la ciudad repetimos encuentro. Fue una historia de amor con hincapié en el estómago, fuimos un grupo que amó el buen comer y el buen beber.

Inclusive al día de hoy, transcurridos varios meses de aquella experiencia, seguimos en contacto, hablando sobre nuestros viajes y deseándonos encontrar nuevamente en Barcelona u otro lugar del mundo.

¡Imagínense que después de esta experiencia queríamos vivir haciendo Couchsurfing! Habíamos encontrado oro: viajar, hospedarnos gratis, divertirnos y hacer amigos. Pero en la vida, no todo es color de rosas…

Couchsurfing experiencias: Couchsurfing en Bangkok

Luego de finalizar nuestro increíble viaje por Europa volábamos directo a Tailandia. Bangkok nos esperaba. Los dos conocíamos la ciudad, nos gusta mucho, y teníamos ganas de volver después de algunos años. Pero, además de volver, lo que más expectativa nos generaba era pasar un par de días con alguien que vivía en la ciudad y que nos podía contar cosas que a nosotros (los turistas o viajeros) se nos escapaban o que no llegábamos a entender bien.

Él era un profesor estadounidense, que vivía hacía varios años en Bangkok y que tenía buenas puntuaciones y referencias en la plataforma. Como llegamos un día de semana y en pleno horario laboral, nos dejó las llaves escondidas y entramos sin encontrar a nadie en el lugar.

Lo primero que nos chocó un poco (por no decir bastante) es que el alojamiento donde nos íbamos a hospedar no era una casa o un departamento, sino más bien una habitación. No es que tengamos demasiados inconvenientes con dormir en lugares pequeños, pero no era lo que habíamos visto en los comentarios (luego supimos que se había mudado hacía poco tiempo y que se había olvidado de actualizarlo).

Él tenía una cama de dos plazas en la que dormía y nosotros tuvimos que tirar nuestras bolsas de dormir en el piso. De vuelta: no nos vamos a hacer los exquisitos, pero no es lo que habíamos leído en la información del perfil, y además –de pronto- teníamos que compartir habitación con él, sin el previo aviso necesario!

Luego de algunas horas lo conocimos a Mark. Un profesor de inglés, de 50 años de edad aproximadamente, que vivía en Tailandia porque ganaba bien y gastaba poco. Luego de las preguntas de rigor nos fuimos a cenar y lo invitamos como devolución de gentilezas.

Mark tenía una visión del mundo y de las mujeres (tailandesas sobre todo) que no coincidía con la nuestra y esto empezó a generar una pequeña grieta. Nada insalvable pero no nos sentíamos cómodos escuchándolo hablar de las mujeres tailandesas, su amor por el dinero, cómo las trataba y una larga lista de etcéteras.

Era un poco desagradable también la forma en que se manejaba por su casa. Expulsaba cosas (en estado líquido y gaseoso) por varios orificios de su cuerpo, lo que hizo que esa grieta fuera en aumento.

Nos fuimos a dormir y al día siguiente nos lo encontramos después de trabajar. De nuevo lo quisimos invitar a cenar (para compartir alguna charla y conocer más sobre su vida en Tailandia) pero dijo que estaba cansado y se acostó a dormir.

Al día siguiente no lo vimos porque se levantó temprano y nosotros nos fuimos antes de que volviera. Se podrán imaginar que la experiencia no fue la que nos imaginamos al momento de aplicar. El lugar no era para nada cómodo, él era una persona con la cual no comulgábamos y, encima, se volvió un poco desagradable por las situaciones escatológicas descritas antes.

¿Conclusiones?

La experiencia fue claramente mala (para nosotros) aunque no podamos achacarle a Mark mala fe o algún comportamiento negativo. Él simplemente estaba siendo como era, pero a nosotros jamás nos cuadró.

La sensación que tuvimos al irnos era que iba a pasar mucho tiempo hasta volver a hacer Couchsurfing. De hecho, también pensamos que si esa hubiera sido nuestra primer experiencia no lo hubiéramos hecho de nuevo. Nunca.

Con esto, lo que queremos es compartir lo relativo de las experiencias. Además de cómo toparte con alguien “bueno” o “malo” a nuestros ojos, puede hacer que dejemos de hacer algo que nos gusta.

Por suerte la historia tiene final “feliz”. Volvimos a hacer Couchsurfing y no tuvimos una historia tan mala como la de Mark, aunque –debemos reconocer- que tampoco una tan buena como la primera, la de Barcelona.

Couchsurfing experiencias: Couchsurfing en Costa Rica

He aquí mi pequeño aporte a la entrada que tan bien explicada y detallada con sus experiencias reales lo han hecho Joaco y Cele de «Con Mochila por el Mundo»

De momento, solamente he realizado un Couchsurfing en mi vida y fue en mi viaje a Costa Rica hace dos años. Nos alojamos durante dos días cerca del Parque Nacional de Corcovado. En general, fue una buena experiencia y es por eso que prometo indagar más en el tema y vivir más experiencias reales de Couchsurfing.

En mi caso, viajamos al Parque Nacional de Corcovado. Recuerdo volverme loca buscando la mejor opción para hospedarse en Corcovado y poder hacer incursión a la selva del precioso Parque Nacional de Corcovado. Sin embargo, era imposible hacerlo por libre, estaba prohibido entrar sin un guía autorizado que conociera el lugar.

Couchsurfing experiencias

Ahí fue cuando conocí a través de Couchsurfing a Manu que se dedicaba justamente a eso, hacer de guía en Corcovado por su cuenta y tenía su casa disponible gratuitamente a través de Couchsurfing. ¿El cambio? Él ofrecía alojamiento gratuito pero a cambio debías de hacer la incursión a la selva pagándole como guía para entrar a Corcovado. 

Puestos a pagar por cualquier guía para entrar obligatoriamente al Parque Nacional de Corcovado, me pareció buena idea hospedarse allí gratuitamente y realizar con él la excursión a la selva.

¿Conclusiones?

La verdad es que fue una gran idea, puesto que, hubo muy buen feeling con él desde el principio. El conocer a alguien nacional de un país tan lejano al tuyo enriquece ambas partes. Conversar de temas tan comunes pero que a veces se ven tan diferentes dependiendo de la cultura que se tenga. 

Personalmente, fue una grata sorpresa y un gran descubrimiento. Aprovechamos en un 2×1 el encontrar un alojamiento gratuito y un guía que nos ayudara a entrar al Parque Nacional de Corcovado. Nos permitió ahorrar de alguna manera, puesto que, nos ahorramos el alojamiento y pude invertir el dinero en una experiencia muy grata por la selva. Y nos enriqueció el viaje al conocer más profundamente la cultura y las ideas de un costarricense. Pude conocer la actitud y filosofía del «Pura vida» más íntimamente. ¡Así que, volvería a repetir de nuevo viajeros! A veces, si no te arriesgas, no ganas. Siempre y cuando emplees también tu sentido común. 

¿NECESITAS UN SEGURO DE VIAJES PARA VIAJAR POR EL MUNDO?

Un Seguro de Viajes es aquello que te va a salvar de cualquier apuro que puedas tener con tu salud. Seguro que has escuchado la frase dicha ”más vale prevenir que curar”. Yo recomiendo a cualquier viajero contratar un Seguro de Salud antes de salir en su viaje.

Mondo seguros de viaje

Lo primero es lo primero. No puedes viajar sin contratar un seguro de viaje barato. Si te estás preguntando, ¿Cuál es el mejor seguro de viaje barato? Sin duda, te recomiendo MONDO Seguros de Viaje.

En MONDO disponen de una amplia cartera de seguros de asistencia en viaje. Todos ellos tienen la máxima calidad, servicio y precio con coberturas de diferentes tipos y niveles para cubrir todo tipo de viajes. Infórmate sin ningún compromiso. Reserva ya en este post sobre Couchsurfing experiencias.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO SOBRE Couchsurfing experiencias?

Espero que te haya gustado el artículo sobre Couchsurfing experiencias. Próximamente podréis continuar visitando mi web con otros posts relacionados. De momento, podéis leer sobre Panamá, Costa Rica, Canadá, Indonesia, Dubai, Tanzania, Egipto muy recomendados si estás planificando un viaje a cualquier parte del mundo.

Hasta aquí la entrada de hoy. Espero que os sea muy útil la entrada sobre Couchsurfing experiencias si vais a viajar a indonesia muy pronto. ¿Te ha resultado útil el artículo sobre Couchsurfing experiencias? ¡Espero que sí! No dudes en compartirla con tus conocidos o recomendarla a aquellos viajer@s que viajarán próximamente a cualquier lugar del mundo.

¡Estaros atentos en las próximas entradas! ¿Habéis realizado Couchsurfing?