No me compres más souvenirs

unnamed

Si eres como yo, te gusta viajar.

Una de las normas sociales en los viajes son los souvenirs. Cuando se va acercando el fin de un viaje – me ha pasado con amigos y familiares – la gente piensa que “debe traer algo”, como una imposición. Para mí, no tiene sentido alguno.

La palabra souvenir proviene del francés recordar. En el mundo de los viajes, un souvenir es un recuerdo de un lugar que quiere representar te has acordado de alguien estando fuera.

En verdad, ¿Qué hay más bonito que alguien se acuerde de ti? Alguien, estando a 500, 1000 o 3000 kilómetros de tu casa, ha pensado en ti. Me gusta esta idea.

Lo que no me gusta tanto es cuando una idea simple y bonita, como el recuerdo de alguien, necesita ser materializada y pasa a convertirse en un compromiso social. Si lo piensas, este compromiso es similar a lo que ocurre en otras ocasiones, como aniversarios o bodas. Sheldon, de Big Bang Theory, nos muestra esta realidad (aunque exagere un poco).

https://www.youtube.com/watch?v=2B5mumaID2E&w=560&h=315

Entonces, ¿Debemos olvidar la reciprocidad del tipo “Marta me trajo esto de Istanbul, antes de volver de mi viaje a París también le debería traer algo”? No del todo, si no queremos.

Tanto a ti como al receptor os puede ilusionar la idea de regalaros un pequeño detalle, aunque debes tener en cuenta que esta no es la única forma de demostrar que te acuerdas de alguien.

Vamos a verlo.

Por qué no comprar souvenirs

unnamed (2)

  • Los souvenirs son caros. Este compromiso social generalizado puede hacerte gastar dinero en productos diseñados para ti, el turista, que no representan la realidad de un lugar.
  • Quizás no disfrutes tanto de tus vacaciones. El tiempo que podrías estar leyendo, moviéndote, visitando sitios, hablando con gente o comiendo comida te lo pasas buscando figuritas o camisetas en diferentes tiendas.
  • Te ocupa espacio mental. A medida que el viaje se acaba tiendes más a pensar en ello y pasas el tiempo pensando en que podrías traer a tal persona y esa otra.

En todo caso, yo no soy nadie para decirte que dejes de comprar souvenirs. Dicho esto, te recomiendo lo siguiente:

  • En primer lugar, si quieres traer un recuerdo de tu último viaje asegúrate de que eres tú quien quiere hacerlo. Debes sentirte muy ilusionado y agradecido, nunca obligado. Esto también va para si alguien te regala algo: acéptalo con gratitud, no es necesario hacer ningún feo. Al fin y al cabo, no es el objeto en si lo más importante, sino el sentimiento asociado a ello. Por esta razón, también sugiero tener en mente recuerdos que no sean materiales.
  • En segundo lugar, pon el receptor en mente. ¿Va a ser esto realmente especial o útil? Recuerda, busca algo que sea de valor, especial, bonito y útil que le pueda gustar. Trae objetos prácticos, a los que no se tendrán que aferrar: quizás un calendario, una taza, un vaso…

Souvenirs de verdad

unnamed (1)

De la misma forma, hay un montón de alternativas a hacer regalos físicos, ¡sé original!. Aquí hay unos cuantos ejemplos:

  • Trae comida del país que has visitado y organiza una cena con tus amigos. Puedes aprovechar para explicarle las mil y una aventuras que has pasado… Quién sabe si se apuntaran al próximo 😉
  • Escríbeles una postal. Seguramente llegarás tu antes que la postal, pero… ¿quién escribe postales hoy? Esto es especial. Les hará ilusión. Puedes encontrar el tiempo para escribir mientras no pasees entre tiendas de turistas.
  • Haz fotos de los lugares más emblemáticos y muéstreselas mientras tomáis un buen café o té.

Así que, la próxima vez que viajes, disfruta del viaje y no pienses tanto en los souvenirs. Cuando llegues, dedica un poco de tiempo a tus amigos y familiares…  ¡seguro que les hará mucha ilusión!

Autor: Marc Martí

Blog: http://repensandoelahora.com

fdf9258882af36f848e04248f28193af

Repensando el ahora es un sitio web muy interesante que recoge artículos de temas de actualidad muy variados, donde el autor Marc Martí, hace sus escritos de una manera muy personal. Debéis visitar su blog, sus palabras pueden ser muy valiosas para cualquier persona, incluso para ti.

El artículo que más me gusta de su blog por la motivación que me transmite es, sin duda, el de ”Todo es horrible y no estoy bien: preguntas a hacerse antes de abandonar” Te dejo el enlace aquí: https://repensandoelahora.com/2016/11/05/todo-es-horrible-y-no-estoy-bien-preguntas-a-hacerse-antes-de-abandonar

¿Tú también quieres COLABORAR conmigo?

Escríbeme a mi email de contacto y envíame tu artículo, ya sea, escrito directamente en el Email, en un documento Word o en formato PDF.

También deberás añadirme una imagen, ya sea, tuya o relacionada con el texto para poder anunciarte y poner tu nombre (o lo que quieras).

No te pierdas la sección de mi web COLABORA dónde explico TODO, incluido los requisitos mínimos para participar y los beneficios del guest-posting, click aquí.



unachicatrotamundos

Soy una viajera empedernida. Sí, lo confieso. ¡Si pudiera me pasaría la vida viajando!
De momento, siempre he viajado acompañada, sobretodo con mi pareja pero también con familiares.

28 comentarios sobre “No me compres más souvenirs

  1. Yo soy anti-souvenir. Cuando viajo no me llevo una lista de cosas que tengo que comprar para familiares y amigos. Normalmente me alojo en apartamentos y suelo comprar la comida y bebida en supermercados, siempre productos locales. Cuando pruebo un vino que me gusta me acuerdo de aquel familiar que le gusta el vino, y le compro una botella. Y eso con cualquier otra cosa, como un queso, un tarro de salsa… Cosas que no se pueden comprar aquí y que sé que les gustarán. Esos son los souvenirs que compro. Y si en un viaje no encuentro nada que me guste, ese viaje vuelvo con las manos vacías, que tampoco pasa nada.

    1. Me encanta tu comentario, comparto exactamente todo lo que dices. Cuando viajo intento comprar cosas del lugar característicos, normalmente suelo comprar comida que quizás en España no tenemos y que me parece que les puede gustar probar.

      Pero la verdad es que no soy del típico souvenir, porque a parte de caros, muchos no tienen sentido alguno.

      Y lo que tu dices, si en un viaje pues no encuentras nada, tampoco hace falta traer cada vez que viajamos, pero la verdad es que a veces te puedes sentir incluso obligado.

      Espero que te haya gustado la entrada de Marc, muchas gracias por tu comentario 🙂

  2. Me ha encantado el post,cuanta razón…Yo me lo aplico también a mi misma…En todos los viajes que hacía me traía un montón de cachivaches como cosas típicas y al final no se donde ponerlos…Todo un dinero tirado

  3. Excelente propuesta Sade, de los viajes me gusta traer un montón de fotos para castigo de seguidores, algún relato axtraido de conversaciones y una nevera llena con embasados al vacio, de los que más me ha gustado probar en la región. Mi hija que es muy viajera, envia postales e imanes de nevera.

    1. Me alegro que te haya gustado el artículo de Marc Martí. A mi me encantó cuando lo leí y realmente me pareció muy interesante.

      Yo también soy de quedarme con las fotografías y poco más. Para mi familia traigo normalmente comida o cosas que en España no encontramos, porque me parece que les puede hacer gracia o ilusión verlo o probarlo.

      Pienso que también lo importante y lo bonito es el hecho de que se acuerden de ti mientras se viaja.

      Muchas gracias por tu visita. Un abrazo.

    1. Me alegro que te haya gustado el artículo de Marc Martí. Tienes razón, bueno no se si absolutamente todo está fabricado en China, pero, desde luego es mejor comprar productos artesanales del mismo país que visitas.
      Gracias por tu visita 🙂

  4. Mucha razón. Me ha pasado que por estar prestando atención a que regalo comprar, no he disfrutado de un viaje. A veces con una foto basta… Te gastas en comprar algo que muchas veces va a terminar tirado por que no son cosas útiles… Muchos besos y saludos!

    1. Muchas gracias guapa por tu visita y por dejar un comentario. Me alegro que te haya parecido interesante el artículo de Marc Martí. A mi también me ha pasado el sentir agobio por no saber que comprar o tenerlo que comprar todo a último momento.
      Si son cosas útiles o comida al menos se aprovecha…pero hay cosas que la verdad es como tu dices, cosas que luego no utilizas.
      Muchos besos para ti! 🙂

    1. Me alegro que te haya gustado la entrada de Marc Martí, a mi me encantó también, te hace pensar.

      A mi también me parece que tenemos que dejar de comprar souvenirs que realmente no sirven para nada y más souvenirs artesanales, más propios de la cultura del país para que lo demás puedan conocerla y disfrutar un poquito.

      Muchas gracias por tu visita y sobretodo por dejarme un comentario. Saludos 🙂

      1. Me ha encantado porque siempre que viajo pienso lo mismo. Además, me gusta mucho traerme algún detalle de cada viaje para mi pero procuro que sean cosas típicas de cada sitio 🙂
        Me gusta mucho tu blog, y todas tus experiencias, te seguiré bien de cerca! 🙂

  5. Estoy al 100% contigo en esto pienso igual. De hecho en mis viajes si traigo algo es a alguien especial y si puedo algo realmente auténtico del lugar y hecho por mí. Te dejo aquí una entrada de mi blog, al final hay unos llaveritos que aprendí a hacer con los artesanos de Puerto Viejo en Costa Rica. Cosas así me gusta regalar hechas por mí y con algo original del lugar como semillas monedas conchas.

    https://quelacuriosidadmemate.com/2017/03/18/paracord/

  6. Yo nunca compro souvenirs. Es imposible, ya que estoy dando la vuelta al mundo. Pero nunca me ha gustado: esa sensación de que seguro que te olvidas a alguien, de pensar si esto le va a gustar ha esa persona… Buf!
    Lo peor fue, cuando vivía en París, y mis tías vinieron a visitarme… ¡Y entraban en todas las tiendas de souvenirs! Y yo les decía que eran todas iguales, pero querían comparar… ¡Horrible!
    ¡Gracias por el post, me ha gustado mucho! Un saludo!

  7. Interesante punto de vista sobre el mundo de los recuerdos comercializados en forma de souvenir procesado.

    Sin duda, todos hemos pensado alguna vez lo que dices, Marc, aunque en otras ocasiones sí que realmente te acuerdas de alguien muy querido, y vas y lo haces…

    Muy bien tu propuesta de alternativas a los souvenir vendibles, en la que aportas ideas interesantes, muy factibles, y desde luego, mucho más satisfactorias y enriquecedoras para todos, ya que son experiencias reales, no objetos.

    Enhorabuena por el artículo, Marc. Y, por supuesto, a Sade, por ser una perfecta anfitriona en su bitácora.

  8. Totalmente de acuerdo contigo! 😉 En mi caso suelo escribir postales que, como bien dices, casi siempre llegan después que yo. Pero creo que es muy bonito recibir una postal y, en mi caso, me encanta escribirla y detallar al destinatario cómo va el viaje hasta ahora 🙂
    Por supuesto… también tengo una tia que siempre me pide un imán de los sitios que visito así que… la compra del imán no me la quita nadie.
    Luego también hay detalles que compro más por ayudar a la gente de allí que por souvenir. Por ejemplo, en Cusco (Perú) hay personas que se dedican a hacer muñequitas cusqueñas a mano y con el dinero que sacan ayudan a su comunidad, algo similar hacen en Sapa (Vietnam) y… me parece que es una forma muy bonita de ayudar a una comunidad y de llevarte algo único, que no sea la típica figurita que vayas donde vayas es siempre la misma pero con un nombre diferente.
    Muy bonito tu blog 🙂

Deja un comentario